jueves, 26 de febrero de 2009

La Migración planetaria causó estragos en el cinturón de asteroides

Un estudio afirma que cuando Marte y Júpiter migraron a sus órbitas actuales hace alrededor de 4000 años, dejaron cicatrices en el cinturón de asteroides que hoy son visibles todavía.

Éstas evidencias están desveladas en un nuevo artículo del número de esta semana de Nature, elaborado por los científicos David Minton y Renu Malhotra.

Se conoce desde hace tiempo la existencia de vacíos dentro de varias zonas del Cinturón de asteroides, llamados vacíos de Kirkwood. Algunos de estos vacíos se corresponden con zonas de inestabilidad orbital, donde la influencia gravitatoria actual de Júpiter y Saturno eyectada los asteroides. Pero por primera vez Minton y Malhotra, han advertido que algunos de estos vacíos no tienen esta característica.

La migración planetaria provocó probablemente un intenso bombardeo sobre la Tierra y los demás planetas interiores

Minton explica:" lo que hemos encontrado es que muchas regiones están vacías de asteroides en relación a otras regiones, no únicamente en los anteriormente conocidos vacíos de Kirkwood, que se explican por las posiciones actuales de las órbitas planetarias." Kevin Walsh, autor de un editorial que acompaña el artículo añadió: "cuantitativamente, parece como si se hubiera pasado una máquina quitanieves a través del cinturón principal de asteroides, apartando los asteroides fuera del camino hacia la parte interior del cinturón."

Walsh, del observatorio de la Costa Azul en Francia, explica que los conocidos vacíos de Kirkwood, descubiertos por Daniel Kirkwood en 1867, "se corresponden a la localización de las resonancias orbitales con Júpiter, lo que quiere decir que son órbitas cuyos períodos son relaciones enteras con el período orbital de Júpiter." Por ejemplo, si un asteroide órbita del sol tres veces mientras que Júpiter lo órbita una vez, estaría en resonancia orbital 3:1 con el planeta. Los objetos en resonancia con un planeta gigante, tiene órbitas inestables, iban a ser probablemente eyectados del sistema solar. Cuando se produjo la migración planetaria, los astrónomos creen que las órbitas resonantes también migraron afectando a otras partes del cinturón de asteroide en épocas distintas.

Walsh añadió: "De esta manera, si nada a reconfigurando completamente el cinturón de asteroides desde que los planetas se asentaron en sus órbitas actuales, las huellas de las migraciones orbitales planetarias todavía permanecen." Esto es exactamente lo que Minton y Malhotra investigaron.

El cinturón de asteroides es sencillo de estudiar, y muestra la evidencia de que los asteroides fueron movidos hacia el borde interior y exterior de cada vacío de Kirkwood. El nuevo descubrimiento está basado en modelos de computadora y da un soporte adicional a la teoría de que los planetas gigantes: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, se formaron a la mitad de la distancia que mantienen con el Sol actualmente, en una disposición más compacta, y que posteriormente se desplazaron lentamente hacia afuera.

"La órbita de Plutón y de otros objetos del cinturón de Kuiper que están atrapados en órbitas resonantes con Neptuno, pueden explicarse por la migración hacia el exterior de Neptuno" escribieron Minton y Malhotra en el estudio. "El intercambio de momento angular entre los planetesimales y los cuatro planetas gigantes provocó la migración orbital de los planetas gigantes hasta que el disco exterior de planetesimales fue vaciado." Los planetesimales son objetos rocosos y helados sobrantes del proceso de formación planetaria.

Los autores continúan: "mientras Júpiter y Saturno migraron, crearon grandes desastres en el joven cinturón de asteroides, "provocando que los asteroides se desviaran cruzando las órbitas de los planetas interiores, y por tanto vaciando en su mayor parte de la población del cinturón de asteroides, y quizás causando una etapa posterior de fuerte bombardeo en sistema solar interior."

La última etapa de intenso bombardeo se propone que haya ocurrido hace unos 3900 millones de años, es decir 600 millones de años después del nacimiento del sistema solar, y se cree que es la causante de muchos de los cráteres más antiguos de la Luna. Walsh apunta a que el siguiente paso para corroborar la teoría sobre los nuevos vacíos descritos en el cinturón de asteroides, sería relacionarlos cronológicamente con el bombardeo.

Fuente original
Menéame

1 comentario:

MARCELO FALLERONI dijo...

MUY BUENA LA NOTA PERO HAY UN ERROR EN EL SEGUNDO RENGLÓN, NO SON 4000 AÑOS, SINO 4000 MILLONES DE AÑOS.
MARCELO FALLERONI.
BUENOS AIRES.
ARGENTINA
marciusmil@odiseacosmica.com