miércoles, 11 de marzo de 2009

La vida en la Tierra podría ser más antigua de lo que se supone

Los microbios que viven a gran profundidad por debajo de la superficie terrestre podrían haber sobrevivido al bombardeo masivo de objetos que azotó la tierra hace unos 3.900 millones de años, según un nuevo análisis. Esto significaría que la vida actual podría descender de microbios que surgieron hace 4400 millones de años cuando los océanos se formaron.

Hace unos 3900 millones de años un bombardeo de asteroides acribilló la Tierra

Alrededor de 3900 millones de años, se cree que los planetas gigantes migraron de forma que perturbaron las órbitas de otros objetos más pequeños del sistema solar, enviando a muchos de ellos hacia los planetas interiores. Se desencadenó entonces una cadena de brutales impactos que se cree habrían esterilizado la Tierra.

Sin embargo, un nuevo estudio de Oleg Abramov y Steve Mojzsis de la Universidad de Colorado sugieren que las formas más resistentes de vida podrían haber sobrevivido si hubieran estado enterradas bajo tierra. Ambos científicos informaron de sus resultados el próximo 23 de marzo durante la Conferencia de Ciencias Lunares y Planetarias en Texas.

Mediante una simulación por computadora, lanzaron 200 billones de toneladas de masa de rocas contra la Tierra. Estas rocas tenían con la misma distribución de masas que el actual cinturón de asteroides.

Los más grandes impactos habrían hecho el mayor daño (un asteroide de 500 km de ancho hubiera eyectado una capa de material de 350 m de espesor a 1200 °C sobre el planeta).

Sin embargo la propia corteza terrestre había actuado de bunker natural contra estos impactos, de forma que el calor generado no habría penetrado muy profundo en la corteza sólida. La capa que habría sido calentada hasta el punto de esterilización (unos 110 °C), sería sólo de 300 m de grosor. Por lo tanto, los microbios extremofilos de alta temperatura como los que viven en los manantiales termales volcánicos, habrían sobrevivido a profundidades mayores, hasta su límite inferior de 4000 metros.

Paradójicamente los impactos podrían haber ayudado a desarrollarse a estos organismos creando refugios al producir grietas en la corteza de las rocas que resultaron impermeables al agua.

De forma que no podríamos saber con exactitud cuándo podría haberse originado la vida. Datar ésto último con exactitud sería difícil de lograr, puesto que la rocas que podrían haber registrado las pruebas de formas de vida muy primitivas ya fueron destruidas por este último gran bombardeo que acribilló nuestro planeta en esa época. La evidencia más antigua de vida que conocemos proviene de rocas que se formaron hace 3830 millones de años (datación mediante isótopos) poco después de que finalizase el bombardeo.

Sin embargo los microbios extremofilos que viven a alta temperatura, parecen ser las formas de vida más tempranas, y pudieron haberse desarrollado hace 4400 millones de años. En esta fecha la joven Tierra caliente se habría enfriado lo suficiente como para que se formasen los océanos. Para esa fecha los cientos de kilómetros más cercanos a la superficie ya se habrían vaporizado después de que 100 millones de años antes nuestro planeta recibiera el impacto que originó nuestra Luna.

Mojzsis comenta: "a efectos prácticos, la vida podía haberse originado hace 4400 millones de años, y el "último gran bombardeo" favoreció, más que frustró, el desarrollo de la vida."

Para Kevin Zahnle del Centro de Investigación Ames de la NASA esta conclusión le parece razonable.

Fuente original
Menéame