lunes 28 de septiembre de 2009

En 72 horas impacta un asteroide ¿Qué hacemos señor presidente? 3

Considerando el tema de una forma realista, la opción nuclear no estaría sobre la mesa en primer lugar: los misiles nucleares, que están emplazados en silos alrededor del mundo, no están diseñados para alcanzar un asteroide, ni tan siquiera para sobrevivir muchos minutos en el espacio. En realidad tendríamos sencillamente que prepararnos para impacto.

La buena noticia es que una alerta temprana hace una gran diferencia, sencillamente porque nos permitiría predecir el momento y lugar del impacto. En el caso de 2008 TC3, unas horas después del descubrimiento los científicos de la NASA realizaron cálculos que predecían que el objeto caería sobre 1 área deshabitada del desierto en el norte de Sudán, prediciendo el momento del impacto con una precisión de un minuto.



El asteroide Apophis se acercará peligrosamente a la Tierra en 2029 y 2036

Pero los participantes en el ejercicio planeado están preocupados de que si se descubriese un asteroide que representase una amenaza inminente a un área muy poblada y la situación no se manejarse acertadamente, el pánico y la falta de coordinación nos podría llevar a un caos en las carreteras.

Spahr que no que no estaba implicado en este ejercicio, pero que comparte estas preocupaciones es claro: "con una alerta de tres días, puedes caminar y permanecer seguro. Pero lo que me asusta es lo mal que hemos manejado las cosas de esta naturaleza en el pasado". Spahr pone como ejemplo el fracaso para evacuar completamente Nueva Orleáns ante la inminencia del huracán Katrina en 2005. "Estoy imaginando a la gente presa del pánico conduciendo en dirección contraria en la autopista, y gritando: "¡Dios mío, esto nos va a matar!"

Para prevenir el pánico y el movimiento caótico, es crucial para las autoridades desarrollar un plan de evacuación y comunicar al público con la mayor antelación posible el descubrimiento del objeto peligroso, puesto que estos descubrimientos se publican en línea automáticamente y provocan una tormenta en los medios.

Estas medidas deberían que deberían asegurar el orden serían muy poca cosa si un objeto como Innoculatus se precipitarse hacia la atmósfera e hiciese su aproximación final a Washington DC. La comprensión de la atmósfera por delante del asteroide y la fricción provocada por el aire causaría un rápido calentamiento. En altitudes menores donde la densidad del aire es mayor, el calor sería tan intenso que el asteroide será vaporizaría y explotaría. En el caso de Tunguska, esto sucedió a 8 km de altura.

Ir a parte 1
Continuación
Menéame