jueves, 5 de noviembre de 2009

Rusia lidera la carrera espacial nuclear tras el abandono de los Estados Unidos 1

La agencia espacial rusa podría construir una nave propulsada por energía nuclear con la bendición del presidente de la nación, según informaron medios internacionales el pasado jueves. Ver Noticia relacionada.

La nave costaría 600 millones de dólares y los científicos rusos afirman que podría estar lista para 2012.

Esta icónica imagen muestra un XE, una version del cohete nuclear NERVA, en su camino al banco de pruebas de Jackass Flats en Nevada.

"La idea del [vuelo espacial nuclear] tiene un futuro brillante, y si Rusia pudiera conseguir un logro podría ser nuestra contribución principal a cualquier futuro programa internacional de exploración de espacio profundo", comentó el experto espacial ruso independiente Andrei Ionin.

Constituir una nave proplusada por energía nuclear es viable, afirmó Patrick McDaniel, ingeniero nuclear y codirector del Instituto para el Espacio y Estudios de la Universidad de Nuevo Mexico, pero probablemente no en un plazo de tiempo tan corto como los rusos proponen.



"Tener un sistema de prueba que pueda ensayarse en tierra, es algo bastante razonable", opinó McDaniel. "Tener un sistema completo, es altamente improbable." Si la nave fuera realmente construida, terminaría la aventura que dura ya 50 años para tener propulsión nuclear en el espacio, que comenzó en 1947 con un informe realizado por North American Aviation para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

No Es difícil comprender por qué los ingenieros querrían utilizar energía nuclear. Los reactores de fisión proporcionan mucha energía en relación a su tamaño, lo que es una cualidad de clave en el desarrollo de sistemas espaciales. Un ingeniero afirma que los cohetes nucleares son inherentemente dos veces más eficientes que la propulsión química. Estas características podrían haber ampliado el horizonte de exploración espacial, sostienen los entusiastas de la propulsión nuclear, lo que nos hubira permitido llegar a lugares interesantes.

"Podríamos haber hecho muchas más cosas en el espacio. Podríamos haber llegado a más lugares", afirmó McDaniel de la investigación de cohetes nucleares. "Es altamente probable que hubiéramos ido a Marte."

Los actuales planes para viajar a Marte no incluyen el uso de un cohete nuclear, pero los planes desarrollados en varias décadas desde los 50 a los 80, sencillamente asumirían que la energía nuclear sería parte del esfuerzo para alcanzar el planeta rojo.

Con ese fin, las Fuerzas Aéreas que precedió a la NASA en la gestión de programas espaciales, creo Project Rover en colaboración con el Laboratorio Nacional de Los Álamos.

El objetivo de Rover era desarrollar un reactor que pudiese utilizarse como propulsión. Los científicos realizaron varios desarrollos de reactor, llamado Kiwi, que fueron probados en Jackass Flats, Nevada. La idea detrás de reactor era quizá el calor generado por la fisión para calentar hidrógeno, que a su vez se expandiría, generando la fuerza de empuje del cohete.

Ninguno de los reactores funcionó durante más de ocho minutos, pero se consideró que cumplieron sus objetivos. Técnicamente funcionaron.

El escape de los cohetes era radiactivo lo que era el primer problema serio en la construcción de un cohete de propulsión nuclear, Project Rover, recibió un amplio apoyo gubernamental, incluso después de que sufriera varios problemas de sobrecostos a comienzos de la década de los 60.


"A todo el mundo le gusta Rover: a la Casa Blanca, a la Comisión de Energía Atómica y a la NASA", escribió la revista Time en 1962. "El senador [Clinton] Anderson insiste en que los cohetes propulsados por energía nuclear son tan importantes para la seguridad de los Estados Unidos como lo es la bomba de hidrógeno."

Después de la creación de la NASA en julio de 1958, el trabajo en cohetes nucleares fue dirigido por la Oficina de Propulsión Espacial Nuclear, que comenzó a consolidar varios programas, creando el Programa Nuclear Engine for Rocket Vehicle Application program.

Tuvieron lugar desarrollos en el reactor y en el cohete nuclear bajo el programa NERVA. Otros reactores y diseños de cohetes se probaron, obteniendo el mayor éxito Phoebus y XE-Prime. Hubo pruebas fallidas, los programas en general, se consideraron un éxito técnico.



Más allá del diseño de cohetes nucleares, los Estados Unidos lanzaron al espacio también un pequeño reactor nuclear, llamado SNAP10a, que generaba electricidad. El reactor orbitó durante 43 días antes que un fallo técnico no relacionado con el reactor lo inutilizó. (Ver video de arriba para una explicación animada del proyecto.)

Continuación
Publicado en Odisea cósmica
Menéame