lunes, 13 de diciembre de 2010

Júpiter: ¿una rareza cósmica?

Aunque el número de exoplanetas conocidos continúa creciendo rápidamente, si consideramos el número de planetas similares a Júpiter y con órbitas similares, tal vez Júpiter fuera más raro de lo que parece.

Un artículo que será publicado en enero en The Astrophysical Journal detalla 12 años de búsqueda de planetas extrasolares llevadas a cabo por el equipo de Búsqueda de Exoplanetas Angloaustraliano (AAPS).

El equipo AAPS analizó los datos de 123 estrellas, todas ellas situadas dentro de un radio de 325 años-luz de distancia y con al menos ocho años de observaciones, en busca de "análogos de Júpiter": planetas gaseosos gigantes en órbitas casi circulares de más de ocho años.

Sólo el 3,3% de las estrellas analizadas tienen análogos de Júpiter, y las simulaciones por computadora estrella por estrella muestran que como máximo el 37% de estas estrellas podrían tener un análogo de Júpiter.

"Los sistemas planetarios como el nuestro no están por todas partes", dijo el astrónomo Chris Tinney, coautor del estudio, de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney.


La presencia de planetas del tamaño de Júpiter limpiaría de peligrosos cometas los sistemas planetarios, protegiendo la vida en otros planetas, pero si se hallan en órbitas elípticas sacarían a los planetas habitables fuera de su zona de habitabilidad

Este descubrimiento aviva el debate sobre si la presencia de un planeta similar a Júpiter es necesaria para la vida inteligente.

Júpiter expulsa cometas

Los astrónomos han discutido durante mucho tiempo sobre si los planetas como Júpiter protegen a la Tierra contra las causas más frecuentes que pueden acabar con una civilización y que truncaría el camino de la evolución hacia la vida inteligente, y que tal vez dejaría la vida a un nivel bacteriano.

Pero Júpiter tanto puede lanzarnos objetos impactadores como quitárnoslos de nuestro camino, explica Jonti Horner, astrónomo de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, que no participó en el estudio del AAPS.

Horner dice que una gran parte de los cometas de largo período cruzan el sistema solar interior sólo una vez, antes de ser expulsados por la gran influencia gravitacional de Júpiter. De igual manera los análogos de Júpiter podrían eliminar de cometas los sistemas planetarios extrasolares.

Pero, ¿qué pasa con la vida inteligente?

"No sabemos si los [análogos] de Júpiter son necesarios para la existencia de vida inteligente", explicó Alan Boss, científico planetario del Instituto Carnegie en Washington, DC.

"El hecho de que equipos como este puedan recopilar los resultados de 12 años de seguimiento de estrellas cercanas, con un buen conocimiento de la exactitud de [los datos] y sus limitaciones, significa que por primera vez, podemos obtener buenas cifras del censo de planetas extrasolares de todo tipo", añadió Boss.

Otros resultados observacionales recientes muestran que los análogos del sistema solar son escasos, por no decir raros, comentó Jack Lissauer, científico planetario del Centro de Investigación Ames de la NASA en Mountain View, California.

Los más de 500 exoplanetas conocidos parecen indicar que un sistema solar como el nuestro no es tan común como pudiera parecer

Sin embargo, Lissauer sigue siendo escéptico sobre que los análogos de Júpiter sean un requisito para la existencia de vida compleja.

Las órbitas elípticas pueden ser perjudiciales

Geoffrey Marcy, astrónomo de la Universidad de California en Berkeley, que ha participado en el descubrimiento de unos 250 planetas extrasolares, dice que las órbitas circulares de los análogos de Júpiter pueden ser en realidad una circunstancia afortunada para la protección de la habitabilidad de los sistemas solares interiores.

Marcy advierte que los planetas gaseosos gigantes con órbitas muy largas y elípticas podrían causar que los planetas similares a la Tierra fueran perturbados gravitatoriamente y empujados hacia órbitas muy excéntricas. Las consecuencias de esto podrían ser cambios de temperatura insostenibles en estas exotierras.

"Por lo tanto", dijo Marcy, "la escasez de los análogos de Júpiter está relacionada directamente con la aparición de vida en el universo."

Fuente original
Publicado en Odisea Cósmica
Menéame

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen articulo.

Saludos