viernes, 11 de marzo de 2011

Peligroso asteroide Apophis es estrechamente vigilado

Apophis aparece en esta imagen compuesta rodeado por un círculo. La imagen se obtuvo mediante el Telescopio de la Universidad de Hawai de 2,2 metros

El asteroide Apophis sigue siendo un objeto interesante para los astrónomos. A pesar de que la se ha descartado la posibilidad de impacto con la Tierra en su próximo encuentro con la Tierra el 13 de abril de 2029. Sin embargo, esta aproximación alterará significativamente su órbita, por lo que los astrónomos no están seguros de cómo podría afectar en futuros encuentros con nuestro planeta. Por esta razón, los astrónomos han estado ansiosos por obtener nuevos datos para afinar los detalles del encuentro de 2029. Sin embargo, durante tres años, el asteroide estaba "escondido" detrás del Sol, sin embargo, ahora es de nuevo visible. Esta nueva imagen de Apophis (arriba) se tomó el 31 de enero de 2011, mediante el telescopio de la Universidad de Hawai de 2,2 metros en Mauna Kea. Los astrónomos de la Universidad de Hawai en Manoa señalan que van a hacer observaciones repetidas de este asteroide cercano a la Tierra potencialmente peligroso.

Los astrónomos miden la posición de un asteroide al compararlo las posiciones conocidas de las estrellas que aparecen en la misma imagen que el asteroide. Por ello, un pequeño error en el catálogo de posiciones de las estrellas, debido por ejemplo a los lentos movimientos de las estrellas en torno al núcleo de nuestra Galaxia, podría afectar a la medición de la posición del asteroide.

"Tenemos que repetir la observación durante varias noches con distintas estrellas para promediar esta fuente de imprecisión antes de que se pueda mejorar significativamente su órbita y por tanto los detalles del encuentro cercano de 2029, así como las posibilidades futuras de impacto", explicó el astrónomo David Tholen, codescubridor de Apophis y que realizó las últimas observaciones.

El equipo de observación obtuvo las nuevas imágenes del asteroide de 270 metros de diámetro, cuando se encontraba a menos de 44º del Sol y tenía un brillo un millón de veces menor que la estrella más débil visible por el ojo humano a simple vista.

Los astrónomos se benefician de la posición de Apophis en los próximos meses, puesto que su órbita elíptica lo llevará de nuevo a las proximidades del Sol este verano, haciendo imposible las observaciones y las mediciones de posición. Sin embargo, en 2012, Apophis volverá a ser visible durante aproximadamente nueve meses. En 2013, el asteroide pasará lo suficientemente cerca de la Tierra para que las señales de radar ultraprecisas reboten en su superficie.

"Las observaciones por radar son importantes porque podemos estimar los parámetros orbitales y también nos proporcionan una gran cantidad de información sobre las características de la superficie de un asteroide y su estructura interna y cómo podría haberse formado", declaró Lance Benner, astrónomo del JPL, especializado en imágenes de radar de asteroides cercanos a la Tierra. "Tenemos que conocer estos objetos si queremos desviarlos." En su intervención en la conferencia de la Unión Geofísica Americana en 2009, afirmó que el radar es la técnica astronómica más potente para descubrir asteroides y medir sus órbitas.

"Podemos medir su velocidad con una precisión menor a 1 mm por segundo, y a una distancia de hasta 20 millones de kilómetros de Tierra. El radar nos ayudará a calcular la trayectoria mucho más lejos en el futuro. Incluso dentro de 300 años", Benner explica que puede obtener habitualmente imágenes de asteroides con una resolución de 7,5 metros por píxel, pero ahora un nuevo sistema del radar Goldstone será capaz de obtener resoluciones de hasta 1 metro por píxel.

El 13 de abril de 2029, Apophis se aproximará más cerca la Tierra de lo se hallan los satélites geoestacionarios de telecomunicaciones situados a una altitud de aproximadamente 36.000 km. Los astrónomos afirman que Apophis será visible brevemente a simple vista como un objeto de aspecto estelar moviéndose rápidamente.

Fuente original
Publicado en Odisea Cósmica
Menéame