viernes, 1 de abril de 2011

Regreso a Júpiter 3

De los 400 vatios generados por los paneles de Juno, la mitad irá a los calentadores y a otros subsistemas térmicos, para mantener el calor de los dispositivos electrónicos. Este es un factor importante para las sondas que funcionan tan lejos del Sol. A la altura de Marte, por ejemplo, se emplea para este fin un tercio de la energía total producida por las naves. A pesar de todo, los 200 a 250 W que quedan son suficientes para hacer funcionar los instrumentos científicos y para enviar los datos a la Tierra mediante su antena de alta ganancia.

La sonda Juno atravesó pruebas acústicas en las instalaciones de Lockheed Martin en Denver. Los grandes paneles solares aparecen plegados contra el cuerpo de la sonda.

"La mitad de la energía, irá a los subsistemas térmicos, y el resto irá a todo lo demás" afirma Gasparrini. "Ciertamente no tendremos tanta potencia disponible como en misiones anteriores".

Los paneles solares de Juno pesan menos que los RTGs, pero en realidad el asunto clave era que no había posibilidades de usar RTGs. El próximo de estos dispositivos se usará en la misión Mars Science Laboratory a Marte, que será lanzado en noviembre próximo. Realmente desarrollar RTGs para Juno habría absorbido todos los fondos disponibles para la misión, afirma Gasparrini.

Como en todas las sondas espaciales la masa es un valor crítico. La masa de Juno será de 1500 kg, y con una carga de combustible de 2000 kg. Gasparrini señala que se ha podido disponer de 100 kg de combustible extra, puesto que la configuración final es menor a los 3625 kg de límite de carga del lanzador Atlas V 551.

Esta variante del cohete Atlas es la misma que lanzó la sonda New Horizons a Plutón el 19 de junio de 2006, con llegada prevista a este planeta para julio de 2015. Este lanzamiento estableció un récord para la mayor velocidad de escape de la Tierra. De hecho, New Horizons llegó a Júpiter en tan sólo 13 meses para recibir la asistencia gravitatoria que le impulsaría en su camino a Plutón. La sonda Juno es más pesada y viajará en una trayectoria más lenta hasta su inserción en órbita de Júpiter en 2016.

La ventana de lanzamiento hacia Júpiter se abrirá el 11 de agosto y se cerrará el 31 de agosto próximo, afirma Gasparrini. El cohete Atlas V propulsará a la sonda hacia Júpiter y la etapa superior del cohete la situará en la trayectoria precisa hacia el planeta gigante. Después la sonda navegará en una trayectoria bastante directa con sólo una asistencia gravitacional con la Tierra prevista para septiembre de 2013. Posteriormente la sonda viajará a través del Cinturón de asteroides hasta finalmente entrar en órbita de Júpiter en julio de 2016 aproximadamente.

Continuación
Ir a parte 1
Publicado en Odisea Cósmica
Menéame